NOTA:
1.- El carácter canónico de nuestras celebraciones ha sido y es de Misas privadas.2.- Al lugar se le llama "Oratorio" por analogía, ya que sin el visto bueno del Ordinario ha sido y es sólo un domicilio particular sacerdotal y recientemente también las oficinas administrativas del Instituto del Buen Pastor.3.- Según el decreto del Papa Summorum Pontificum, todo sacerdote puede celebrar su Misa privada según la forma extraordinaria (cfr. art. 2), y los fieles que quieran pueden asistir a dicha celebración (cfr. art. 4), sin que sea necesaria ninguna otra autorización que la dada por el Papa.




Nacion y Patria.

martes, 18 de septiembre de 2007

Los conceptos de «nación» y de «patria»
Encontramos en el Papa León XIII expresiones concretas que señalan con precisión el íntimo lazo de unión entre los conceptos de «nación» y de «patria», así como la relación esencial existente entre Iglesia y Cristianismo con «lo nacional» y «lo patriótico». Expresaba el Papa que «la razón demuestra y la historia confirma este hecho: la libertad, la prosperidad y la grandeza de una nación están en razón directa de la moral de sus hombres». Así, León XIII subrayaba un principio básico, constantemente sostenido por el Magisterio, que la nación, como realidad compleja, está condicionada en su esencia, por el rol específico y primordial que corresponde a las realidades del espíritu humano.
Y en la Encíclica Sapientiae Christianae, luego de afirmar que «el patriotismo pertenece a los deberes del orden natural», enfatizaba que: «...la ley natural nos impone la obligación de amar especialmente y defender el país en que hemos nacido y en que hemos sido criados, hasta el punto de que todo buen ciudadano debe estar dispuesto a arrostrar incluso la misma muerte por su patria [...]. Hemos de amar a la patria que nos ha dado la vida temporal».
Este común denominador esencial de la «nación» y la «patria», está dado, pues, por una objetividad natural y por una objetividad ética, es decir, por el orden natural y la moral. Y ambas objetividades adquieren en el cristianismo la plenitud de su significado. Y lo adquieren hasta tal punto, que San Pío X pudo decir que «si el catolicismo fuera enemigo de la patria, no sería una religión divina» . Y esto es así desde el mismo origen del cristianismo. Son varios los pasajes del Evangelio donde se patentiza el sentir patriótico de Jesucristo, que «se sometió voluntariamente a las leyes de su nación y quiso llevar la vida propia de un artesano de su tiempo y de su país» ; este Jesús, Divino Maestro que «en persona dio ejemplo de esta manera de obrar, amando con especial amor a su tierra y su patria, y llorando tristemente a causa de la inminente ruina de la Ciudad Santa» ; este Jesús que amó a su patria hasta el aparente extremo de preocuparse en su Pasión por los males que de ahí se seguirían para su pueblo (Lc. 23, 27-31). Y en esta actitud de Jesús, se explica lo que nos decía Juan XXIII: «seréis más de vuestro país a medida que seáis más cristianos» .

«Nación» y «patria» son, pues, conceptos esenciales, en el más pleno sentido de lo humano. Se integran en el hecho de comprender ambos lo íntimo espiritual del hombre. Se diferencian en otros aspectos, pero lo espiritual los aúna en lo esencial. La «nación» se presenta como «una comunidad étnica de hombres unidos por vínculos de sangre, de territorio, de cultura, de lengua, en posesión de un vínculo específico de solidaridad interno, frente a otros grupos humanos» . La «patria» se expresa como el territorio en el que habita una comunidad de hombres con un acervo espiritual y cultural común, hermanados en la sangre de sus antepasados que contribuyeron a formarla. Significa, pues, una común descendencia de los mismos padres y antepasados, unida a un territorio que vienen heredado de los mayores; es, pues, la herencia recibida de los antepasados. En ese elemento unitivo de «solidaridad interna» y en ese «acervo espiritual y cultural común», es donde «nación» y «patria» encuentran su entronque natural con «lo cristiano».

El amor a la patria es también el cumplimiento del cuarto mandamiento, pues la piedad, en el sentido que venimos diciendo incluye -como nos enseña Santo Tomás de Aquino (S. T. a II-II, q. 101, a. 3, ad. 1)- honrar a los padres, a los antepasados, a la patria...». De este modo, el amor a nuestra «patria» y a nuestra «nación», se convierte en una exigencia natural y en una exigencia cristiana. Por eso, en esta misma ocasión, Juan Pablo II exclamaba exhortándonos a nosotros, los argentinos: «¡Creced en Cristo! ¡Amad a vuestra patria! ¡Cumplid con vuestros deberes profesionales, familiares y de ciudadanos con competencia y movidos por vuestra condición de hijos adoptivos de Dios! Ese es el programa».
Vemos así que «nación», «patria» y «cristianismo» se auto exigen ontológicamente. Es el ser del hombre concreto, plenificado por la Encarnación de Cristo, quien es esencial «portador» de «lo nacional», de «lo patriótico» y de «lo cristiano». Y así, «nación» y «patria» involucran un todo antropológico teórico y práctico, una «plenitud del ser»; es decir, que «nación» y «patria» no significan un conjunto de sentimientos vagos y meramente externos, sino una obligación del ser humano con su propio ser esencial y, consecuentemente, una obligación de obrar de acuerdo a esa esencialidad metafísica. Y como tal, implica, en consecuencia, un sentido «sagrado», «sacral», «cultual». Porque los conceptos de «nación» y de «patria» alcanzan su perfección en el cristianismo, puesto que se subordinan a un ordenamiento preexistente, ya que al vincularse con el principio metafísico del ser, adquieren el carácter de virtud superior (el patriotismo), que sigue inmediatamente a la religión. Y es una virtud cuyos fundamentos, además de ser naturales, como ya vimos -puesto «que derivan de una relación de nacimiento y filiación común a todos los hombres en todos los tiempos históricos» -; esos fundamentos son también «sagrados».
En Santo Tomás de Aquino, encontramos claramente señalado este sentido «esencial» y «cultual». Nos dice el Aquinate: «El hombre por constitución es deudor, por varias razones, a otras personas, según los distintos grados de perfección que estas posean y los diferentes beneficios que de ellas ha recibido. Según este doble punto de vista, Dios ocupa por completo el primer lugar, puesto que él es absolutamente perfecto y que, respecto de nosotros, es supremo principio de ser y de gobierno, pero secundariamente, conviene este título nuestros a padres y a nuestra patria, de los cuales hemos recibido educación y vida. Y, por consiguiente, después de serlo de Dios, el hombre es deudor sobre todo a sus padres y a su patria [...]. Por consiguiente, así como corresponde a la religión dar culto a Dios, asimismo, en un grado inferior, corresponde a la piedad rendir culto a los padres y a la patria. Además, el culto a los padres se extiende a aquellos de la misma sangre, es decir, que tienen los mismos padres. Por su parte, el culto de la patria se extiende a los compatriotas y a los aliados. Luego, es a aquellos a quienes principalmente se dirige la piedad...» Y agrega Santo Tomás que «las relaciones de consanguinidad y de nacionalidad atañen de forma más inmediata a los principios de nuestro ser que las de amistad; por consiguiente, la piedad se refiere a ellas más específicamente» .
Vemos así que la tradición cristiana sitúa a la «patria», a la «nación», en el plano metafísico del ser y el plano moral de la virtud del «patriotismo». Pero el hombre moderno y contemporáneo ha pretendido abandonar la metafísica y la moral y, por ende, lo cristiano. Así, se hace patente la dificultad para el hombre común de este siglo XXI, habitante de un mundo que prácticamente ha olvidado a Dios y consecuentemente, a toda normatividad objetiva, asumiendo una actitud «autocreativa» y «autocreadora» de todo (en el más radical e inhumano inmanentismo); es un hombre que determina él qué es «el bien» y qué es «el mal»; a este hombre se le hace difícil, decíamos, definir acabadamente las ideas de «patria» y de «nación» y, consecuentemente, sentir hacia ellas un auténtico amor. Al olvidarse de Dios, pierde el contacto real con sus propias realidades más íntimamente constitutivas de su ser. Y sin el reconocimiento de su radical vinculación a Dios (principio primero), se incapacita para comprender el orden natural y jerárquico de sus otros principios. «Se aleja de lo verdadero, para recluirse en sí mismo; su soberbia le indica que no le debe nada a nadie, todo lo que “es” lo es por mérito propio, y no existe nada más importante que él» . Esa «desencialización» del hombre moderno y contemporáneo, del hombre de hoy, esa aversión al ser y a lo trascendente, con la consiguiente incapacidad para comprender el orden natural y jerárquico de sus principios esenciales; esa pérdida de contacto real en sus propias realidades más íntimamente constitutivas de su ser, se explica precisamente por la irrupción de las ideologías.

"FELIZ 18"


tomado de un artículo de : www.hermandaddelvalle.org

No hay comentarios:

SUMMORUM PONTIFICUM CURA: Benedicto xVI da Via Libre a Misa Tradicional

El Santo Padre "Decreta que se obedezca lo mandado", por tanto Nadie puede exigir requisitos diferentes, ni a sacerdotes ni a fieles, a los establecidos en el documento Pontificio... AGNUS.

Algunas puntos de relevancia del Motu Proprio:
…habiendo sopesado todos los elementos, invocado el Espíritu Santo... por la presente Carta Apostólica, Apostólica
Decretamos LO SIGUIENTE:
Art. 1. ... es lícito celebrar el Sacrificio de la Misa de acuerdo con la edición típica del Misal Romano promulgado por el Beato Juan XXIII en 1962 y nunca abrogado, como la forma extraordinaria de la Liturgia de la Iglesia…

Art. 2.- En las Misas celebradas sin el pueblo, todo sacerdote católico de rito latino, tanto secular como religioso, puede utilizar sea el Misal Romano editado por el beato Papa Juan XXIII en 1962 que el Misal Romano promulgado por el Papa Pablo VI en 1970, en cualquier día, exceptuado el Triduo Sacro. Para dicha celebración siguiendo uno u otro misal, el sacerdote no necesita ningún permiso, ni de la Sede Apostólica ni de su Ordinario.
...Art. 3. Si Comunidades o Institutos de Vida Consagrada o Sociedades de Vida Apostólica de derecho pontificio o diocesano desean tener una celebración de la Santa Misa según la edición del Misal Romano … 1962 en una celebración conventual o comunitaria en sus propios oratorios, esto está permitido. …
Art. 4. … incluso los fieles..., pueden ser admitidos a la Santa Misa mencionada en el art. 2….
Art. 5, § 1. En parroquias donde un grupo de fieles adheridos a la previa tradición litúrgica existe de manera estable, que el párroco acepte a sus pedidos para la celebración de la Santa Misa de acuerdo al rito del Misal Romano… 1962. …
§ 2. La celebración … puede realizarse durante los días de semana,... los Domingos y días de fiesta debe haber sólo una de estas...
§ 3. Que el párroco permita celebraciones de esta forma… matrimonios, funerales o celebraciones ocasionales,...
§ 5. En las iglesias que no son ni parroquiales ni conventuales, es el Rector de la Iglesia quien concede el permiso arriba mencionado…
…Art. 7. Donde un grupo de fieles laicos,... no obtiene lo que solicita del párroco, debe informar al Obispo …. Al Obispo se le solicita seriamente acceder a su deseo. …
Art. 9, § 1….un párroco puede,... dar permiso para el uso del ritual más antiguo en la administración de los sacramentos del Bautismo, Matrimonio, Penitencia y Unción de los Enfermos, según sugiera el bien de las almas.
§ 2. Se concede a los Ordinarios la facultad de celebrar el sacramento de la Confirmación utilizando el anterior Misal Romano …
Art 10. Es lícito que el Ordinario local, ... erija una parroquia personal ...para las celebraciones según la forma anterior del Rito Romano o nombrar un rector o capellán,
Todo lo que es decretado por Nosotros mediante este Motu Proprio, ordenamos que sea firmado y ratificado para ser observado a partir del 14 de Septiembre de este año,…, pese a todas las cosas en contrario.

Dado en Roma, junto a San Pedro, el 7 de julio en el Año del Señor de 2007, Tercero de nuestro Pontificado. BENEDICTO XVI

________________________________________________________________________________

EXULTET IBP