NOTA:
1.- El carácter canónico de nuestras celebraciones ha sido y es de Misas privadas.2.- Al lugar se le llama "Oratorio" por analogía, ya que sin el visto bueno del Ordinario ha sido y es sólo un domicilio particular sacerdotal y recientemente también las oficinas administrativas del Instituto del Buen Pastor.3.- Según el decreto del Papa Summorum Pontificum, todo sacerdote puede celebrar su Misa privada según la forma extraordinaria (cfr. art. 2), y los fieles que quieran pueden asistir a dicha celebración (cfr. art. 4), sin que sea necesaria ninguna otra autorización que la dada por el Papa.




Dios es… ¡Dios!

lunes, 5 de mayo de 2008

sábado 3 de mayo de 2008, por El secretario


Reverendo Padre,

¿La joven mujer que perdió la vida intentando salvar a su hijo de tres años es en verdad su sobrina? Ambos fallecieron en las llamas o en la humareda. En caso afirmativo, con su Fe a toda prueba, ¿qué piensa de los juicios de Dios?
Bien respetuosamente.
Cecilia P. (Vannes)


3 de mayo de 14: 19, por el Padre Philippe Laguérie

Sí, efectivamente soy el tío de esta joven mujer heroica que falleció intentando salvar a su pequeño hijo, de casi cuatro años, de las llamas del incendio de su casa. Estoy bajo el choque y mi desasosiego es profundo. Tanto más que los hechos son propiamente alucinantes. Esta joven mujer de 31 años, dulce, inteligente, alegre e incluso feliz, porque acababa de enterarse de que estaba grávida de su segundo (que tardó bien pero que está allí, en sus entrañas, a fuerza de oraciones y novenas)… guarda tranquilamente su casa en el primer piso, después del desayuno tomado con su marido que acaba de partir al trabajo. ¡Ignora que en el segundo piso su casa se está incendiando! Un hombre toca a la puerta, un paisajista, que le advierte: se está quemado arriba. Desesperada, grita: ¡mi pequeño está arriba! Se lanza, furiosamente, a salvar al pequeño, mientras que el paisajista corre a avisar a los bomberos. Ella no volverá a bajar: se los encontrará ambos en el segundo piso, en sus brazos él, asfixiados. ¿Se habrá refugiado allí arriba el pequeño para evitar las llamas? ¿Ella habrá presumido de sus fuerzas? ¿Pero puede faltarle fuerza y circunspección a una mujer que quiere salvar a su hijo? El misterio queda entero y los humos van a dar razón del descuido del pequeño como del heroísmo de su madre. Pero una cosa es definitivamente cierta: esta joven mujer perdió la vida salvando la de su pequeño, sin contar, sin tergiversar, sin calcular…

Queda un marido que perdió todo: su deliciosa mujer, un querubín de cuatro años, más de angélico que terrestre, y la promesa abortada de colmar de nuevo a esta mujer que hace su alegría. Una madre afectuosa, mi hermana Brigitte, y orgullosa con eso, especialmente de su primogénita que, mezcla sutil de razón y ternura, representa la sabiduría y la referencia de los otros ocho. Padres consternados que ven, en un abrir y cerrar de ojos, pasar sus hijos, trabajadores, eficaces, merecedores, felicidad al horror.

Bien puedo asegurarles mis oraciones, es verdad. Puedo contarles mi emoción y pueden creerla, aunque me no gustan a los hombres que lloran. Puedo, y lo hice como se debe, celebrar el sacrificio del Cristo por todos ellos… Esperan también de mi, sacerdote de Jesucristo para siempre que les de las razones, los porqués, los comos.

Les reconozco mi ingenuidad de esta tarde: releí las tres resurrecciones de Nuestro Señor narradas en los Evangelios: ¿cómo hace, El, en similares circunstancias? Muy rápido debí abandonar esta pista: “Yo soy la resurrección y la vida…” Este Jesús, siempre seguro de su acto (“sé que me escucháis siempre”) sabe pues perfectamente que va a resucitar a Lázaro dentro de dos minutos y en dos palabras, no está menos emocionado hasta las lágrimas. No llora, por favor; se perturba en su espíritu (infremuit spiritu) y sus ojos se llenan de lágrimas (lacrimatus est) lo que no es la misma cosa. ¿Pero cómo reproducir esta mezcla tan sorprendente de soberana seguridad y exquisita delicadeza? Se puede ser sublime (sub limen) pero no se podría alcanzar y superar este límite máximo donde, sólo Jesucristo, evoluciona naturalmente…

El pensamiento mismo de discutir con Dios, de pedirle cuentas o de citarlo a comparecer y dar razón de sus decisiones, es de tal manera extraño a la educación recibida entre los Laguérie que no me pasó por el espíritu. Esta odiosa costumbre entre nuestros contemporáneos de sólo acordarse de Dios para abrumarlo de reproches mientras que lo desprecian en el día a día, sólo me inspira piedad y aversión. Estoy con Dios, ayer, hoy y por siempre y hago mías las palabras de Teresita: “aunque Dios me matara, no dejaría de esperar en El”. En cuanto a los espíritus pequeños que intentarían esta blasfemia, tengo a su disposición un arsenal impresionante de las frases más fuertes de la Escritura. Job comprendió muy rápidamente, que, a ese jueguito, reconoce que Dios no le deja el tiempo de pasar su saliva: “Dónde estabas tu cuando colocaba los fundamentos de la tierra y que intimaba al océano: aquí se romperá el orgullo de tus olas”. Pero sobre todo: ¡“O profundidad inagotable de la sabiduría y la ciencia de Dios! ¡Que sus juicios son insondables e impenetrables sus vías! Quién conoció el pensamiento del Señor; ¿quién nunca ha sido su consejero? ¿O, que le dio a El primero para ser pagado en recompensa? ” San Pablo, por supuesto, (Rom 11, 33) citando a Isaías y a Job. Es casi íntegramente que habría que citar también el primer capítulo de la primera a los Corintios: “¿dónde está el sabio? ¿Dónde el doctor? ¿Dónde el disputador de este siglo? ¿Dios no convenció de locura la sabiduría de este mundo? … »

Ahora ¿Por qué Hélène? ¿Por qué Ferdinand? ¿Por qué tan jóvenes y tan hermosos, en lo físico y mucho más aún en lo moral? Desde cuando se renunció, por la Fe y en ella, a contestar la sabiduría de la Providencia de Dios y se comprendió que Ella dispone todo con suavidad, se ve más claro. ¿De todos nosotros, en verdad, quién era el que mejor estaba dispuesto a comparecer ante Dios y entrar en la vida eterna? ¿Los jóvenes, aún no hechos? ¿Los otros, a mitad deshechos? ¿Los viejos, que sólo deben serlo a la misericordia y la paciencia de Dios? Hélène tenía sobre todos nosotros esta prerrogativa que nadie le contestará: muy joven había alcanzado una madurez y una plenitud en la Fe y la Caridad. Verdadera hija primogénita de su numerosa familia, en el sentido que empleábamos esta expresión para designar a Francia en el seno de la iglesia, personificaba una sabiduría, una referencia que se plantea y se impone en la dulzura…, cuando pequeña me divertía en llamarla Aristóteles. Su piedad hacia la cruz y el vía crucis, tal como ocurre con su patrona, la madre de Constantino, la había ya sustraído a los halagos de este mundo. Llena de vida y de sonrisa, sin embargo, no tenía en absoluto un pie en la tumba; ¡pero ya tenía uno en el cielo y qué divina lógica que de reunirlos más bien del buen lado! tanto más que este último paso es un paso de gigante, el de la generosidad maternal, instintiva, sin duda, pero perfectamente asumida y consentida. Seguramente habrá percibido el espesor desesperante de la humareda: que importa, no dejará solo el fruto de sus entrañas y su suerte será común. Se va en el ejemplo de una vida dada, ofrecida, para la única oveja de su pequeño redil, que ella mantiene aún y siempre cuando llegan juntos a las praderas eternas…
Es decirte, querida Hélenita, que estoy muy orgulloso ti. Te abrazo muy fuerte y te bendigo aún más fuerte.

P.S. Los funerales de Hélène y Ferdinand tendrán lugar el lunes 5 de mayo a las 10h30 en la iglesia San Clemente de Nantes y se enterrarán en el cementerio de Solignac en Haute-Vienne (87).

No hay comentarios:

SUMMORUM PONTIFICUM CURA: Benedicto xVI da Via Libre a Misa Tradicional

El Santo Padre "Decreta que se obedezca lo mandado", por tanto Nadie puede exigir requisitos diferentes, ni a sacerdotes ni a fieles, a los establecidos en el documento Pontificio... AGNUS.

Algunas puntos de relevancia del Motu Proprio:
…habiendo sopesado todos los elementos, invocado el Espíritu Santo... por la presente Carta Apostólica, Apostólica
Decretamos LO SIGUIENTE:
Art. 1. ... es lícito celebrar el Sacrificio de la Misa de acuerdo con la edición típica del Misal Romano promulgado por el Beato Juan XXIII en 1962 y nunca abrogado, como la forma extraordinaria de la Liturgia de la Iglesia…

Art. 2.- En las Misas celebradas sin el pueblo, todo sacerdote católico de rito latino, tanto secular como religioso, puede utilizar sea el Misal Romano editado por el beato Papa Juan XXIII en 1962 que el Misal Romano promulgado por el Papa Pablo VI en 1970, en cualquier día, exceptuado el Triduo Sacro. Para dicha celebración siguiendo uno u otro misal, el sacerdote no necesita ningún permiso, ni de la Sede Apostólica ni de su Ordinario.
...Art. 3. Si Comunidades o Institutos de Vida Consagrada o Sociedades de Vida Apostólica de derecho pontificio o diocesano desean tener una celebración de la Santa Misa según la edición del Misal Romano … 1962 en una celebración conventual o comunitaria en sus propios oratorios, esto está permitido. …
Art. 4. … incluso los fieles..., pueden ser admitidos a la Santa Misa mencionada en el art. 2….
Art. 5, § 1. En parroquias donde un grupo de fieles adheridos a la previa tradición litúrgica existe de manera estable, que el párroco acepte a sus pedidos para la celebración de la Santa Misa de acuerdo al rito del Misal Romano… 1962. …
§ 2. La celebración … puede realizarse durante los días de semana,... los Domingos y días de fiesta debe haber sólo una de estas...
§ 3. Que el párroco permita celebraciones de esta forma… matrimonios, funerales o celebraciones ocasionales,...
§ 5. En las iglesias que no son ni parroquiales ni conventuales, es el Rector de la Iglesia quien concede el permiso arriba mencionado…
…Art. 7. Donde un grupo de fieles laicos,... no obtiene lo que solicita del párroco, debe informar al Obispo …. Al Obispo se le solicita seriamente acceder a su deseo. …
Art. 9, § 1….un párroco puede,... dar permiso para el uso del ritual más antiguo en la administración de los sacramentos del Bautismo, Matrimonio, Penitencia y Unción de los Enfermos, según sugiera el bien de las almas.
§ 2. Se concede a los Ordinarios la facultad de celebrar el sacramento de la Confirmación utilizando el anterior Misal Romano …
Art 10. Es lícito que el Ordinario local, ... erija una parroquia personal ...para las celebraciones según la forma anterior del Rito Romano o nombrar un rector o capellán,
Todo lo que es decretado por Nosotros mediante este Motu Proprio, ordenamos que sea firmado y ratificado para ser observado a partir del 14 de Septiembre de este año,…, pese a todas las cosas en contrario.

Dado en Roma, junto a San Pedro, el 7 de julio en el Año del Señor de 2007, Tercero de nuestro Pontificado. BENEDICTO XVI

________________________________________________________________________________

EXULTET IBP