NOTA:
1.- El carácter canónico de nuestras celebraciones ha sido y es de Misas privadas.2.- Al lugar se le llama "Oratorio" por analogía, ya que sin el visto bueno del Ordinario ha sido y es sólo un domicilio particular sacerdotal y recientemente también las oficinas administrativas del Instituto del Buen Pastor.3.- Según el decreto del Papa Summorum Pontificum, todo sacerdote puede celebrar su Misa privada según la forma extraordinaria (cfr. art. 2), y los fieles que quieran pueden asistir a dicha celebración (cfr. art. 4), sin que sea necesaria ninguna otra autorización que la dada por el Papa.




P. Laguérie, superior del IBP sobre la nueva oración del Viernes Santo

lunes, 3 de marzo de 2008

Sobre la nueva oración del Viernes Santo


Traducido por Felipe Alanís - Monterrey

Estimado Padre,



En primer lugar mi felicitación por todo el trabajo que usted realiza y por la constante preocupación que tiene por la santificación del rebaño. Mi pregunta se refiere a la promulgación por el papa de una nueva oración por la conversión de los judíos.

¿Podría darnos su luz sobre el tema? ¿Se trata de una promulgación diplomática? ¿Se trata de una promulgación que se queda en el marco de una posible reforma litúrgica en el sentido católico del término?Le agradezco de antemano por su respuesta sobre este tema delicado y muy importante.



Marie-Alix Doutrebente

RESPUESTA del Padre Laguérie


Muy querida Marie-Alix,

Antes de tratar un tema tan delicado, hay que saber de qué se habla. También, antes que todo, le propongo una segunda lectura de las tres fórmulas de oraciones por los judíos, del Viernes Santo.

1- La fórmula del misal de 1962, supresión hecha del famoso “perfidis ” decidida por Juan XXIII en 1959. « Oremus et pro (perfidis) judeis: ut Deus et Dominus noster áuferat velámen de cordibus eórum; ut et ipsi agnóscant Jesum Christum Dominum Nostrum. Orémus. Flectamus genua. Levate. Omnipotens sempiterne Deus qui Judeos étiam a tua misericórdia non repellis: exáudi preces nostras, quas pro illíus populi obcaecatióne deférimus; ut, ágnita veritatis tuae luce, quae Christus est, a suis ténebris eruántur. Amen. »


2- La fórmula del misal de Pablo VI de 1969: « Oremos también por el pueblo judío, el primero a quien Dios habló desde antiguo por los profetas, para que el Señor acreciente en ellos el amor de su nombre y la fidelidad a la alianza que selló con sus padres. (silencio) Dios todopoderoso y eterno, que confiaste tus promesas a Abrahán y su descendencia, escucha con piedad las súplicas de tu Iglesia, para que el pueblo de la primera alianza llegue a conseguir en plenitud la redención. Por Jesucristo, nuestro Señor »



3- La fórmula del papa Benedicto XVI, propuesta y hecha obligatoria por la nota de la Secretaría de Estado el 4 de febrero de 2008: « Oremus et pro Judeis; ut Deus et Dominus noster illuminet corda eorum, ut agnoscant Jesum Christum salvatorem omnium hominum.Oremus. Flectamus genua. Levate. Omnipotens sempiterne Deus, qui vis ut omnes homines salvi fiant et ad agnitionem veritatis veniant, concede propitius, ut plenitudine gentium in Ecclesiam Tuam intrante omnis Israël salvus fiat. Per Christum Dominum Nostrum. Amen. »

Unas observaciones factuales, antes de ir más lejos. Informé la segunda fórmula para memoria: ella no es el complemento directo ni de su pregunta ni de mi análisis.
La perennidad de la alianza antigua requeriría evidentemente una seria hermenéutica. Esta fórmula queda vigente en la forma ordinaria y no se encuentra modificada. Porque la modificación del papa actual se refiere sólo a la forma extraordinaria: ella reemplaza la primera por la tercera, sin modificar en nada la segunda. El Papa escogió no imponer la segunda: tomamos nota de eso.
Anotaremos luego que el actual alboroto popular alrededor de “pérfidos”, ya sea periodístico o tradicionalista, es simplemente ridículo: he aquí más de 50 años que esta palabra había sido retirada oficialmente de la liturgia. Y creo, para acabar con esta palabra, que hay que comprender qué había tomado un contra sentido en el vernáculo. Porque la palabra latina designa a alguien que pasa a través de la Fe, de lado, que es manifiestamente el caso de los judíos, la mayoría de los cuales no creen que Jesús sea el Mesías de Israel y aun menos que este Mesías sea el Hijo Único de Dios.
Son pues “pérfidos” en el sentido latino de la palabra, objetivamente, de una calificación teológica. Pero la liturgia no sabría calificarlos de “pérfidos” en el sentido que esta palabra reviste en francés corriente. ¡La calificación moral e hyper-despectiva salta a la vista y apenas se condice con el estilo de una oración qué suplica a Dios no ajustar cuentas! En el diccionario HATIER que tengo a mano, “pérfido(a)” significa: traidor, que falta a su palabra, desleal. El judío actual, educado en el talmudismo estricto es sin duda ciego (obcaecatio en la antigua oración, recuperada por la nueva que pide siempre una iluminación) sobre el mesianismo de Jesús y más todavía sobre su divinidad: es un hecho. ¿Pero ninguno tiene el derecho, sobre todo citando sin razón la liturgia tradicional, de creer que es un traidor, un hombre que falta a su palabra (¿a cual?), un hombre desleal.
Relea los textos de San Pablo para convencerse de eso: él habla sí de un velo sobre sus ojos (y podemos lamentar que esta fuerte imagen paulina haya desaparecido) pero atavía a los judíos de calificativos temibles (2 Tes o Gal por ejemplo) sólo en la medida en que persiguen a los cristianos e impiden la difusión del Evangelio. No hay que confundir todo, por favor. ¡Los quiere apasionadamente, a todas luces y quisiera ser el mismo anatema, por su salvación!
Los elementos todos de la antigua oración se encuentran en la nueva, la cierta violencia de los términos o de las referencias en menos. Todos mal comprendidos, como vamos a verlo. La misma teología está estrictamente ahí, es evidente. La referencia suprimida al « velo puesto sobre los corazones » no era despectiva en absoluto en San Pablo (2 Cuerno 3. 15) ya que es el Dios quien pone el velo y no los judíos y que el Apóstol añade a eso en seguida: « tan pronto como sus corazones se hayan vuelto hacia el Señor, el velo será levantado ».
Sabemos que este velo es el que Moisés ponía sobre su cara para esconderles a los hijos de Israel la gloria pasajera del sublime contacto con Dios (ídem 3.13). ¡Qué cambio de perspectiva!
Pero San Pablo vuelve dos veces: en la voluntad salvífica universal de la epístola a Timoteo y sobre todo en la última petición « ut omnis Israel salvus fiat ». ¡Antes de que algo de agitación en la contestación nos haga hacer una exégesis rara de esta frase difícil, hay que recordar, a pesar de todo que es de San Pablo (Rom 11.25)! Porque a primera vista, Israel podría designar « el Israel del Dios » de la carta a los Gálatas (6.7) que es la Iglesia, los que son una « nueva criatura » en Cristo y no vemos bien por qué habría que salvarlo. O bien se trataría solamente del Israel de la antigua alianza y « omnis » no tiene ningún sentido. San Pablo dice claramente lo que significa allí « omnis Israel ».
Citémoslo: « es que una parte de Israel cayó en la ceguera hasta que la masa de gentiles haya entrado. Y así todo Israel será salvado ». ¡El Apóstol explica el plan del Dios que hace desobedecer para hacer misericordia, los paganos (hechos cristianos) primero y los judíos después (¡“juicio insondable ”! exclama él). Se trata pues, en el pensamiento de San Pablo, de reunir finalmente ambas partes de Israel, divididas ahora: la del antiguo testamento incluso la generación apostólica con el segundo que debe volver en masa cuando las naciones serán ganadas. « omnis » se hace entonces muy claro: falta en la Iglesia la segunda parte de Israel, mientras la plenitud de las Naciones no entre; « ut plenitudine gentium in Ecclesiam Tuam intrante ». Siempre San Pablo.
Este modo de rezar por los judíos es magnífico: llama sus votos a la reunificación de Israel, prometida por la Escritura, en la Iglesia y les da a entender a todos los no cristianos que son ellos que retrasan la cosa. « Porque el Dios encerró a todos los hombres en la desobediencia, para hacer misericordia ». (11.32). Aviso para todos los polemistas primarios que no perciben la cuestión de los judíos como un misterio que Dios solo se reserva. Y para safarse, un buen consejo: releer la carta a los romanos y darse cuenta finalmente que es mucho más inteligente que su pensamiento prestado.
¡En cuanto a los inquisidores qué hacen observar (en el Foro Católico) que Jesús no es llamado por su título de Hijo de Dios, les respondo que un simple hombre no podría ser el Salvador de todos los hombres, vamos! Y que los judíos admitiendo (por iluminación) que Jesús es el Mesías y el Salvador de todos los hombres vendrían evidentemente a la percepción de su divinidad.
Además, señalo a estos eruditos que el « per Christum Dominum » final significa « por Cristo Señor » y que la palabra Señor en singular, con mayúscula “El Señor” (en hebreo “Adonaï ” en griego “Kyrios”) es el que los judíos empleaban para designar a Dios porque se prohibían por respeto pronunciar su verdadero nombre ” Jahvé “.

Tomaré pues esta oración magnífica porque es una orden, pero también porque un Papa que conoce tan bien a San Pablo merece, llama, nuestra piedad filial .

No hay comentarios:

SUMMORUM PONTIFICUM CURA: Benedicto xVI da Via Libre a Misa Tradicional

El Santo Padre "Decreta que se obedezca lo mandado", por tanto Nadie puede exigir requisitos diferentes, ni a sacerdotes ni a fieles, a los establecidos en el documento Pontificio... AGNUS.

Algunas puntos de relevancia del Motu Proprio:
…habiendo sopesado todos los elementos, invocado el Espíritu Santo... por la presente Carta Apostólica, Apostólica
Decretamos LO SIGUIENTE:
Art. 1. ... es lícito celebrar el Sacrificio de la Misa de acuerdo con la edición típica del Misal Romano promulgado por el Beato Juan XXIII en 1962 y nunca abrogado, como la forma extraordinaria de la Liturgia de la Iglesia…

Art. 2.- En las Misas celebradas sin el pueblo, todo sacerdote católico de rito latino, tanto secular como religioso, puede utilizar sea el Misal Romano editado por el beato Papa Juan XXIII en 1962 que el Misal Romano promulgado por el Papa Pablo VI en 1970, en cualquier día, exceptuado el Triduo Sacro. Para dicha celebración siguiendo uno u otro misal, el sacerdote no necesita ningún permiso, ni de la Sede Apostólica ni de su Ordinario.
...Art. 3. Si Comunidades o Institutos de Vida Consagrada o Sociedades de Vida Apostólica de derecho pontificio o diocesano desean tener una celebración de la Santa Misa según la edición del Misal Romano … 1962 en una celebración conventual o comunitaria en sus propios oratorios, esto está permitido. …
Art. 4. … incluso los fieles..., pueden ser admitidos a la Santa Misa mencionada en el art. 2….
Art. 5, § 1. En parroquias donde un grupo de fieles adheridos a la previa tradición litúrgica existe de manera estable, que el párroco acepte a sus pedidos para la celebración de la Santa Misa de acuerdo al rito del Misal Romano… 1962. …
§ 2. La celebración … puede realizarse durante los días de semana,... los Domingos y días de fiesta debe haber sólo una de estas...
§ 3. Que el párroco permita celebraciones de esta forma… matrimonios, funerales o celebraciones ocasionales,...
§ 5. En las iglesias que no son ni parroquiales ni conventuales, es el Rector de la Iglesia quien concede el permiso arriba mencionado…
…Art. 7. Donde un grupo de fieles laicos,... no obtiene lo que solicita del párroco, debe informar al Obispo …. Al Obispo se le solicita seriamente acceder a su deseo. …
Art. 9, § 1….un párroco puede,... dar permiso para el uso del ritual más antiguo en la administración de los sacramentos del Bautismo, Matrimonio, Penitencia y Unción de los Enfermos, según sugiera el bien de las almas.
§ 2. Se concede a los Ordinarios la facultad de celebrar el sacramento de la Confirmación utilizando el anterior Misal Romano …
Art 10. Es lícito que el Ordinario local, ... erija una parroquia personal ...para las celebraciones según la forma anterior del Rito Romano o nombrar un rector o capellán,
Todo lo que es decretado por Nosotros mediante este Motu Proprio, ordenamos que sea firmado y ratificado para ser observado a partir del 14 de Septiembre de este año,…, pese a todas las cosas en contrario.

Dado en Roma, junto a San Pedro, el 7 de julio en el Año del Señor de 2007, Tercero de nuestro Pontificado. BENEDICTO XVI

________________________________________________________________________________

EXULTET IBP